La ansiedad es una sensación o un estado emocional normal ante determinadas situaciones, es una respuesta habitual a diversas circunstancias cotidianas estresantes. Cuando esa sensación de inquietud se convierte en una preocupación persistente y excesiva por actividades y eventos, incluso aquellos que antes eran considerados de rutina por la persona, se convierte en un factor invalidante y disfuncional. Aquí le entregamos algunos tips para manejar de mejor manera la ansiedad.

 

Establecer Rutina Diaria Actividades
Mantener una rutina le hará administrar mejor el tiempo laboral y familiar evitando los agobios de las tareas no cumplidas.

 

 

Mantenga Nutritiva y Balanceada

  • Incorpore legumbres al menos 3 veces por semana.
  • Beba al menos un litro y medio de agua al día.
  • No coma entre horarios de comida.
  • Prefiera alimentos ricos en triptófano, un aminoácido generador de serotonina que el neurotransmisor que regula el estado del ánimo. Se encuentra principalmente en lacteos, huevos, pescados, frutos secos, carnes blancas, piña, plátano, legumbres y cacao.

 

 

Hacer ejercicio al menos 3 veces por semana

  • Mejora la movilidad, resistencia, flexibilidad y equilibrio.
  • Reduce la pérdida de densidad ósea, disminuyendo con ello el riego de fracturas y osteoporosis.
  • Evita la pérdida de masa muscular, sobre todo en personas de tercera edad.
  • Mejora el ciclo circadiano, permitiendo un sueño más reparador.
  • Beneficia funciones cognitivas como la toma de decisiones, la creatividad y la memoria.

 

 

Procure un buen dormir

  • No consuma alimentos ni alcohol al menos 1 ó 2 horas antes de acostarse.
  • Mantenga un horario para irse a la cama.
  • No insista en intentar dormir si no puede conciliar el sueño. Levántese y realice alguna otra actividad como leer o escuchar música, eso le ayudará a recuperar el sueño.

 

 

Practique ejercicios respiratorios una vez al día 

  • Inspire en 4 tiempos. Los tiempos no necesariamente deben seguir un tiempo real (en segundos). Realice Ud. mismo la regulación de los tiempos de inspiración de manera que le resulte agradable.
  • Exhale en 4 tiempos.
  • Retenga la respiración con los pulmones vacíos por 4 tiempos. La La forma como respiramos modifica nuestras emociones. Cuando botamos el aire nos relajamos más que cuando inspiramos (al contrario de lo que se suele creer), por lo que podemos entrar en un estado de calma si prolongamos el tiempo en que nuestros pulmones están vacíos.

 

 

También..

 

  • Mantenga contacto estrecho con familiares y amistades vía remota.
  • Cultive el buen humor manteniendo actitud proactiva y relajada ante las situaciones que se presenten.
  • Si tiene hijos pequeños procure establecer una rutina diaria, realice tareas divertidas como juegos de mesa, disfraces y hable de la situación que vivimos de manera sencilla pero veraz, con tranquilidad.